Ven, Espíritu divino

...manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don, en tus dones espléndidos. Fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma

...descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas, y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma

...divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del hombre Si tu le faltas por dentro; mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía

...sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma al Espíritu indómito, guía el que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones

...según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.

Recursos catequéticos para el XVII Domingo del Tiempo Ordinario


En este domingo XVII del Tiempo Ordinario, Jesús habla del Reino de los cielos adaptándose a sus oyentes: al labrador, al comerciante, al pescador. Siempre compara el Reino a un acontecimiento, no a una cosa, expresando con ello que la persona que entra a participar del Reino no pasa a poseer algo sino que entra en una dinámica de vida nueva.

Además, hay que atender a la alegría que genera el encontrar lo que es valioso. Es la alegría que provoca el encontrar a Dios que me ama.
Aquí os dejamos algunos recursos catequéticos para que podáis emplear con vuestros hijos en casa, en la montaña o en la playa. También dejamos una serie de enlaces con homilías para este domingo. Basta que cliquéis sobre el enlace e imprimáis. ¡Buen domingo y verano a todos!
Dibujos en blanco y negro

Dibujo en blanco y negro
Dibujo en blanco y negro: Domingo XVII del Tiempo Ordinario


Dibujos en color

Dibujo en color de Fano
Dibujo en color de Fano con letras
Dibujo en color
Otro dibujo en color
Dibujo en color


Imágenes

Imagen del Domingo XVII del Tiempo Ordinario
Otra imagen del Domingo XVII
Imagen de la parábola del tesoro escondido
Imagen tesoro escondido
El reino del cielo se parece a una perla

Vídeos

Domingo XVII del tiempo ordinario
Domingo XVII del tiempo ordinario con fondo de violonchelo
Homilía "tarde o temprano, Dios actuará"
En Lengua de Signos


Homilías

Homilía 1
Homilía 2
Homilía 3: Homilías de Pagola
Homilía 4
Moniciones para la Misa de este Domingo
Moniciones para la Misa de este Domingo (II)
Homilía 5
Homilía 6
Comentario bíblico a las lecturas de este Domingo
Homilía 7

26 de Julio: Recursos catequéticos para la festividad de san Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María

Joaquín y Ana son los nombres que una tradición, que arranca del siglo II, atribuye a los padres de la Virgen María. Son dos nombres llenos de grandeza a los ojos de Dios, grandeza que se esconde en la sencillez y la humildad.

Ellos se acercaban al ocaso de la vida sin descendencia pero la tardanza no ahogaba los anhelos de Joaquín y Ana. Ellos seguían rezando con esperanza. Las oraciones de Ana fueron escuchadas. Un ángel -según algunos el mismo de la Anunciación- se aparece a Ana en la Puerta Dorada del templo y le profetiza el nacimiento de una Niña que se llamará María y será la predilecta del Señor.

En el seno estéril de Ana germinó la plenitud de la gracia. En sus entrañas se realizó el sublime misterio de la Concepción Inmaculada de María "prodigio de prodigios y abismo de milagros", dice el Damasceno. "Santa tierra estéril, que al cabo produjo, toda la abundancia, que sustenta el mundo", según se expresa Miguel de Cervantes en "La Gitanilla".

Todos los antiguos anhelos se habían condensado en Joaquín y Ana, en ellos se iban a cumplir las promesas. Fueron los padres dichosos de la niña María, que Dios luego la haría su Madre y nuestra Madre.

El culto a Santa Ana es muy antiguo y anterior al de San Joaquín. En Jerusalén está la iglesia de Santa Ana, cerca del templo. Allí vivían, según la tradición, Joaquín y Ana. Y, según la opinión de muchos Padres, ahí nació la Aurora de nuestra salvación, la Virgen María.
  

25 de julio: Santiago Apóstol, Patrón de Santiago, Patrón de Galicia, Patrón de España - Algunos recursos catequéticos

El nombre Santiago, proviene de dos palabras Sant Iacob. Su nombre en hebreo era Jacob. Los españoles en sus batallas gritaban: "Sant Iacob, ayúdanos". Y de tanto repetir estas dos palabras, las unieron formando una sola: Santiago.
Era hermano de San Juan. Se le llamaba el Mayor, para distinguirlo del otro apóstol, Santiago el Menor, que era más joven que él. Vivía en la ciudad de Betsaida, junto al Mar de Galilea, con sus padres Zebedeo y Salomé; donde se dedicaban a la pesca.
Santiago formó parte del grupo de los tres preferidos de Jesús, junto con su hermano Juan y con Pedro. Después de presenciar la pesca milagrosa, al oír que Jesús les decía: "Desde ahora seréis +pescadores de hombres", dejó sus redes y a sus padres y le siguió. Presenció todos los grandes milagros de Cristo, y con Pedro y Juan fueron los únicos que estuvieron presentes en la Transfiguración del Señor y en su Oración en el Huerto de Getsemaní.
Cuenta el Evangelio que una vez al pasar por un pueblo de Samaria, la gente no quiso proporcionarles ningún alimento y que Santiago y Juan le pidieron a Jesús que hiciera llover fuego del cielo y quemara a esos maleducados. Jesús tuvo que regañarles por ese espíritu vengativo, y les recordó que El no había venido a hacer daño a nadie sino a salvar al mayor número posible de personas. Santiago no era santo cuando se hizo discípulo del Señor. La santidad le irá llegando poquito a poco.
Otro día Santiago y Juan pidieron a Salomé, su madre, que fuera a pedirle a Jesús que en el día de su gloria los colocara a ellos dos en los primeros puestos: uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús les dijo: "¿Serán capaces de beber el cáliz de amargura que yo voy a beber?" Ellos le dijeron: "Sí somos capaces". Jesús añadió: "El cáliz de amargura lo beberéis, pero el ocupar los primeros puestos no me corresponde a Mí el concederlo, sino que esos puestos son para aquellos para quienes los tiene reservado mi Padre". Los otros apóstoles se disgustaron por esta petición tan vanidosa de los dos hijos de Zebedeo, pero Jesús les dijo a todos: "El que quiera ser el primero, que se haga el servidor de todos, a imitación del Hijo del hombre que no ha venido a ser servido sino a servir".
Algunos recursos para este día:

Guión litúrgico

Guión litúrgico para este día 25 de julio


Dibujos

Dibujo en blanco y negro
Del misal diario dominicano de 1958
Dibujo de Juan Borges Linares
Dibujo en color
Dibujo en color
Dibujo en color


Vídeos y Pps


Historia de Santiago de Compostela para niños (y no tan niños)
Una vida de fe, una tradición de fe
Santiago, apóstol, testigo y mártir (I)
Santiago, apóstol, testigo y mártir (II)


Homilías

Homilías de San Juan Pablo II y Benedicto XVI para el 25 de julio
Homilía: ¿Santiago? ¡Tocado!




 

Evangelizar la familia juntamente con el niño: 10 sugerencias para recibir a los niños en la parroquia

Partimos de la distinción entre el valor del sacramento y el fruto que debe dar ese sacramento y todo lo que trabajamos para llegar a él. Nuestros sacramentos son válidos porque seguimos el ritual, pero no dan fruto porque no seguimos aquel mandato del Señor que nos cuenta Mateo 28: Id y haced discípulos… ¿Da fruto un sacramento celebrado por una familia no evangelizada?

Nuestro objetivo principal no debe ser preparar bien un sacramento para el niño sino evangelizar a la familia entera. Cuando un niño es traído a nuestra parroquia para prepararse para la Primera comunión, debemos recibir a la familia entera, hablar para la familia, formar para la familia, celebrar y hacer fraternidad para y con la familia, ofreciéndole toda la riqueza parroquial, en cuyo conjunto el sacramento es tan solo un paso entre etapas de la vida.

10 sugerencias para cumplir el objetivo
1.- Acoger a los padres y presentar la catequesis personalmente, no dar la ficha de inscripción sin contarles la vida parroquial; estar disponibles para informar y si es posible con un café sobre la mesa. En palabras del P.J.Mallon, para que una parroquia funciones, una familia, una empresa, …, ésta ha de tener clara la visión de su futuro, de sus objetivos; Y en todo momento transmitir esta visión a quien se acerque a la parroquia. Que la gente se quede en nuestra parroquia porque se identifica con nuestra visión y objetivos, no por otras razones de cercanía, exigencias o simpatías.

Recursos para el XVI Domingo del Tiempo Ordinario




En el Evangelio de este domingo XVI del Tiempo Ordinario, Jesús nos propone las parábolas de la cizaña, el grano de mostaza y la levadura para explicarnos el Reino de los cielos.

Aunque en muchas de nuestras parroquias el verano supone el tiempo del descanso y el fin de la catequesis, Dios sigue invitándonos a escuchar su palabra y, sobre todo, a acogerla para que dé fruto abundante en nuestras vidas.

Por este motivo, aquí os dejamos algunos recursos catequéticos para que podáis emplear en vuestras catequesis, o con vuestros hijos en casa, en la montaña o en la playa. Basta que cliquéis sobre el enlace e imprimáis. ¡Buen domingo y verano para todos! 
 
Fichas para la catequesis

Ficha 1
Ficha 2
Ficha 3
Ficha 4
Ficha 5
Ficha 6
Ficha 7


Láminas en color

Lámina 1
Lámina 2
Lámina 3
Lámina 4
Lámina 5
Lámina 6
Lámina 7